Tarlov quistes una lesión polémica …

Tarlov quistes una lesión polémica ...

Registro de nuevo usuario

Aún no está registrado?
Beneficios de la inscripción incluye:

  • Un perfil de usuario único que le permitirá gestionar las suscripciones actuales (incluido el acceso en línea)
  • La posibilidad de crear listas de favoritos hasta el nivel de artículo
  • La capacidad de personalizar las alertas de correo electrónico para recibir notificaciones específicas sobre los temas que más le interesan y ofertas especiales

Los quistes de Tarlov: una lesión controvertido de la columna sacra

Abreviatura utilizada en este trabajo: quiste TC = Tarlov.

Correspondencia:. Paul Park, Departamento de Neurocirugía Doctor de la Universidad de Michigan, 1500 Oriental Medical Center Drive, Room 3552, Taubman Center, Ann Arbor, Michigan 48109-5338. correo electrónico: @ Ppark UMich. edu.

Artículos relacionados

Abstracto

Nos centramos en una lesión accidental particular de la columna lumbosacra: perineurales sacros (quistes de Tarlov). Tarlov quistes son lesiones raras. De acuerdo con los hallazgos de estudios anteriores, las lesiones ocurren en aproximadamente el 1% y el 5% de los pacientes. 23, 26 Dependiendo de su ubicación, el tamaño y la relación con las raíces de los nervios, un subconjunto de los quistes puede ser sintomático y causar alteraciones sensoriales, déficits motores o del intestino / disfunción de la vejiga. Esto ocurre en aproximadamente el 1% de los pacientes. 26 La importancia clínica de esta lesión debe evaluarse cuidadosamente antes de planear el tratamiento quirúrgico. No hay consenso sobre el mejor tratamiento de los quistes sacros sintomáticos, aunque se han propuesto diversas estrategias quirúrgicas.

Nuestro objetivo es proporcionar una revisión se centra en el TC sacra más comúnmente se encuentra. La definición de un TC, así como la gestión clínica y operativa de este pequeño subconjunto de los quistes sintomáticos, se analizaron.

métodos

resultados

Se identificaron doce estudios publicados en los últimos 10 años, cada tratamiento de informes de más de 1 paciente con una TC. Después de la revisión de estos 12 artículos, se identificó 1 otro estudio pertinente y se incluye en el análisis. A partir de estos estudios, un total de 251 pacientes fueron tratados por las comunidades terapéuticas sintomáticas. Los datos relacionados con estas series (gt; 2 pacientes / serie) se resumen en la Tabla 1. La Tabla 2 resume los 11 informes de casos individuales de tratamiento en la CT para proporcionar más información sobre el tratamiento quirúrgico de estas lesiones.

TABLA 1: Revisión de la literatura de la serie en la que los pacientes fueron tratados quirúrgicamente por las CT *

Discusión

En la práctica de la medicina, es común para descubrir una lesión accidental, que es una lesión asintomática encontrado al examinar al paciente por razones no relacionadas con el dicho sea de paso encontró lesión. En muchos hospitales, la introducción del sistema de archivo y comunicación de imágenes ha llevado a un creciente número de descubrimientos de lesiones accidentales. 34 Los pacientes ahora se someten a la RM de la columna lumbar para diversos síntomas, incluyendo dolor de espalda, ciática, y la disfunción neurológica. Estos estudios de RM de la columna lumbosacra menudo dan como resultado el descubrimiento de las lesiones benignas. Las lesiones accidentales lumbosacra más comunes son los hemangiomas vertebrales, quistes perineurales, fibrolipomas, quistes sinoviales, y meningoceles sacros. 23

Un informe reciente indica una tasa de 8,4% de los hallazgos incidentales en las imágenes de RM de la columna lumbar para la sospecha de hernia discal o estenosis lumbar. 23 La prevalencia de los diferentes hallazgos incidentales en la columna lumbosacra parece variar significativamente según la edad y el sexo. Algunos autores describen un 1% de incidencia -5% de TCs (Tabla 3). 23, 26, 33 La incidencia no difiere significativamente entre los sexos, pero es más frecuente en personas más jóvenes: 4,0% en personas menores de 50 años de edad frente al 1,3% en personas mayores de 50 años de edad. 23

TABLA 3: Incidencia de las comunidades terapéuticas en pacientes sometidos a la RM para los síntomas lumbosacra

Definición, anatomía, fisiopatología, e Histología

Independientemente del sistema de clasificación, la definición de un TC es histopatológico, ya que requiere la presencia de fibras de la raíz del nervio espinal en la pared del quiste o en su cavidad. Tarlov quistes se definen como lesiones saculares CSF-llenado situadas en el espacio extradural del canal espinal sacra y se forman dentro de la vaina de la raíz nerviosa en el ganglio de la raíz dorsal. paredes del quiste se componen de perineuro y el tejido neural. Los quistes muestran paredes del tejido membranoso, con las fibras nerviosas periféricas y células ganglionares incrustados en el tejido conectivo. 6, 21 Voyadzis et al. 33 lo encontraron fibras nerviosas en las paredes de los quistes en el 75% de sus casos.

Basándose en sus observaciones de 2 casos tratados quirúrgicamente de las comunidades terapéuticas sacros sintomáticos de una misma familia, Park et al. 24 sugirieron que un origen genético podría ser un factor importante implicado en la patogénesis de las comunidades terapéuticas.

Ver versión más grande (53K)

Higo. 1. sagital imagen de RM ponderada en T2 que muestra un ejemplo de un pequeño TC en S-2.

Las indicaciones quirúrgicas y Opciones de Tratamiento

Debido a que las comunidades terapéuticas son a menudo incidental, el hallazgo puede conducir a 3 opciones diferentes de diagnóstico: 1) otra patología que está causando los síntomas (es decir, el TC no está relacionado con los síntomas); 2) otra patología es probablemente la causa de los síntomas, pero el TC podría ser una causa secundaria de los síntomas; o 3) el TC es el único hallazgo patológico que puede explicar los síntomas. Obviamente, esto requiere una a evaluar cuidadosamente la correlación entre los hallazgos clínicos y radiológicos.

Si las 2 primeras opciones se pueden excluir y el TC se considera la causa de los síntomas del paciente, está indicado el tratamiento del quiste. Sin embargo, no se ha alcanzado consenso sobre la modalidad de tratamiento ideal. Hay muy pocos datos publicados sobre la historia natural de las comunidades terapéuticas. Por otra parte, ninguno de los estudios disponibles Reportar un número significativo, y no parece haber ninguna criterios claramente definidos para el manejo quirúrgico o conservador de las comunidades terapéuticas sintomáticas.

El tratamiento conservador, incluyendo la terapia médica (con analgésicos y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos) y la terapia física, se sugiere como primera opción. Mitra et al. 16 describen 2 casos de quistes perineurales sintomáticos tratados con tratamiento conservador. El alivio sintomático se obtuvo con esteroides orales en un paciente con un cervical (C-6) quiste perineural y en un paciente con un quiste perineural L-5, también la obtención en este último caso la contracción del quiste después de las inyecciones epidurales de esteroides. Langdown et al. 14 informaron en 3 pacientes con comunidades terapéuticas sintomáticas que se negaron cirugía y fueron capaces de tolerar sus síntomas fluctuantes. Ellos no describen el tratamiento alternativa recomendada para estos pacientes, pero en una mediana de seguimiento radiológico de 3,3 años, se documentaron cambios en las características del quiste.

Los informes publicados hasta ahora en diferentes opciones quirúrgicas para TC se pueden dividir en 2 subgrupos: 1) la desviación del flujo del LCR (CT-guiados por aspiración percutánea y modificaciones, derivación lumboperitoneal, o shunt cystosubarachnoid); o 2) dirigir enfoque microquirúrgico.

A pesar de las bajas tasas de recurrencia del quiste (rango de 0% -10% 3, 6, 12, 21), diferentes tasas de mejoría de los síntomas han sido reportados en asociación con el tratamiento microquirúrgico (Tabla 1), variando de 38% a 100%. Estos resultados también deben ser correlacionadas con los síntomas preoperatorios del paciente. Caspar et al. 3 observó una mejora en el 87% de los pacientes que se quejan de dolor radicular, el 90% de los pacientes con trastornos sensoriales, y el 100% de los pacientes con un déficit motor o disfunción del intestino / vejiga. Neulen et al. 21 sugirieron que los síntomas radiculares tienen menos probabilidades de beneficiarse de la cirugía, probablemente debido al deterioro permanente del propio nervio, lo que resulta en dolor crónico debido a deaferentación.

Hasta donde sabemos, sólo el 1 estudio ha informado sobre los resultados del tratamiento quirúrgico comparado con el tratamiento conservador. Kunz et al. 12 no observaron diferencias significativas en cuanto a la mejoría sintomática entre los 2 grupos (total 16 pacientes). Debido a los resultados desfavorables en cuanto al alivio del dolor observado después del tratamiento quirúrgico, se recomienda la cirugía para las pacientes con una historia corta y con un déficit neurológico. 12

Desafortunadamente, todas estas recomendaciones se basan en resultados obtenidos a partir de un pequeño número de pacientes y, en general, a partir de revisiones retrospectivas.

conclusiones

Tarlov quistes suelen ser hallazgos incidentales en el examen radiológico realizado en la columna lumbosacra. Un pequeño porcentaje de estas lesiones puede ser sintomático. meticuloso cuidado se debe tomar para definir claramente los síntomas del paciente y correlacionarlos con los hallazgos radiológicos. Lo Tarlov afirma en su artículo seminal hace más de 70 años todavía parece ser cierto en la actualidad: “La importancia clínica de estos quistes que queda por determinar.” 32

Reconocimiento

Los autores agradecen acebo Wagner para proporcionar asistencia editorial en la preparación de este manuscrito.

Revelación

Los autores informan de ningún conflicto de intereses en relación con los materiales o métodos utilizados en este estudio o los resultados especificados en este documento. No hay financiación intra o extra muros fue recibida para generar este estudio.

Contribuciones de los autores para el estudio y preparación de manuscritos incluyen los siguientes. Concepción y diseño: Parque, Lucantoni, Valdivia, Maher, La Marca. Adquisición de datos: Lucantoni, que, Wang. Análisis e interpretación de los datos: Parque, Lucantoni, que, Wang, Valdivia. La redacción del artículo: Lucantoni, que, Wang. Críticamente la revisión del artículo: Parque, Lucantoni, que, Valdivia, Maher, La Marca. Comentado versión presentada del manuscrito: todos los autores. la supervisión del estudio: Park, Maher, La Marca.

referencias

Acosta Jr. FL Quiñones-Hinojosa A. Schmidt MH. Weinstein PR. Diagnóstico y tratamiento de los quistes de Tarlov sacros. Presentación de un caso y revisión de la literatura. Neurosurg Focus 15: 2 E15. 2003 Enlace

Bartels RH. van Overbeeke JJ. drenaje lumbar del líquido cefalorraquídeo para los quistes de las raíces nerviosas sacras sintomáticos: un procedimiento de diagnóstico adyuvante y / o tratamiento alternativo? Presentación de un caso técnico. Neurocirugía 40: 861 – 865. 1997 CrossRef. Medline

Caspar W. L. Papavero Nabhan A. Loew C. F. Ahlhelm microquirúrgica extirpación de quistes perineurales sacrales sintomáticos: un estudio de 15 casos. Surg Neurol 59: 101 – 106. 2003 CrossRef. Medline

Chaiyabud P. Suwanpratheep K. quiste de Tarlov sintomático: Informe y revisión. J Med Assoc tailandesa 89: 1047 – 1050. 2006 Medline

Jain SK. Chopra S. H. Bagaria Mathur PP. Sacra quiste perineural presenta con un dolor perineal crónica: reporte de un caso. Neurol India 50: 514 – 515. 2002 Medline

Kunz U. Mauer UM. Waldbaur H. lumbosacra quistes aracnoideos extradural: diagnóstico y la indicación para la cirugía. Eur Spine J 8: 218 – 222. 1999 CrossRef. Medline

Landers J. K. Seex sacro quistes perineurales: opciones de imágenes y tratamiento. Br J Neurosurg 16: 182 – 185. 2002 CrossRef. Medline

Langdown AJ. Grundy JR. Abedul Carolina del Norte. La relevancia clínica de los quistes de Tarlov. J Spinal Disorders, Tech 18: 29 – 33. 2005 CrossRef. Medline

Morio Y. Y. Nanjo Nagashima H. ​​Minamizaki T. R. Teshima sacro quiste logrado con shunt quiste subaracnoideo de un caso técnico. Espina dorsal (Phila Pa 1976) 26: 451 – 453. 2001 CrossRef. Medline

PV Mummaneni. Pitts LH. McCormack BM. Corroo JM. Weinstein PR. tratamiento microquirúrgico de los quistes de Tarlov sintomático sacros. Neurocirugía 47: 74 – 79. 2000 CrossRef. Medline

Nabors MW. PAIT TG. Byrd EB. Karim NO. Davis DO. Kobrine AI. et al. evaluación actualizada y clasificación actual de quistes espinales meníngeos. J Neurosurg 68: 366 – 377. 1988 Enlace

Nishiura I. T. Koyama Handa J. intrasacral quiste perineural. Surg Neurol 23: 265 – 269. 1985 CrossRef. Medline

Patel MR. Louie W. J. Rachlin percutánea terapia de cola de fibrina de los quistes meníngeos de la columna sacra. AJR Am J Roentgenol 168: 367 – 370. 1997 CrossRef. Medline

Paulsen RD. Llame a GA. Murtagh FR. Prevalencia y drenaje percutáneo de los quistes de la vaina de la raíz del nervio sacro (quistes de Tarlov). AJNR Am J Neuroradiol 15: 293 – 299. 1994 Medline

Pe WC. Evans NS. Tarlov quistes-otra causa de fracturas por insuficiencia sacra. Clin Radiol 46: 329 – 330. 1992 CrossRef. Medline

Tanaka M. Nakahara S. Ito Y. Nakanishi K. Sugimoto Y. Ikuma H. ​​et al. Los resultados quirúrgicos de perineurales sacros (quistes de Tarlov). Acta Med Okayama 60: 65 – 70. 2006 Medline

Tarlov IM. Los quistes perineurales de las raíces del nervio espinal. Arco de Neurología Psiquiatría 40: 1067 – 1074. 1938 CrossRef

Voyadzis JM. Bhargava P. Henderson FC. Los quistes de Tarlov: un estudio de 10 casos con revisión de la literatura. J Neurosurg 95: 1 Suppl 25 – 32. 2001 Enlace

Wagner SC. Morrison WB. Carrino JA. Schweitzer ME. el archivo y la comunicación del sistema Nothnagel H. Foto: efecto en la información de los hallazgos incidentales. Radiology 225: 500 – 505. 2002 CrossRef. Medline

Citado por

  1. Ralf Weigel. Manolis Polemikos. Nesrin Uksul. Joachim K. Krauss. (2016) quistes de Tarlov: a largo plazo de seguimiento después de microcirugía invertida plicatura y sacroplasty. Spine Europea Diario. Line Fecha de publicación: 23-agosto-2016. [CrossRef]
  2. Mieke Hulens. Frans Bruyninckx. Wim Dankaerts. Saludar a Vansant. Peter A. De Mulder. (2016) Electromiográfica anormalidades asociadas con sintomáticas sacro Tarlov quistes. Práctica dolordieciséis : 5, E81-E88. Line Fecha de publicación: 1-Jun-2016. [CrossRef]
  3. John F. Burke. MD, PhD. Jayesh P. Thawani. MARYLAND. Ian Berger. BS. Nikhil R. Nayak. MARYLAND. James H. Stephen. MARYLAND. Tunde Farkas. MARYLAND. Hovik John Aschyan. LICENCIADO EN LETRAS. John Pierce. SRA. Suhail Kanchwala. MARYLAND. Donlin M. Larga. MD, PhD. y William C. Welch. MARYLAND. (2016) el tratamiento microquirúrgico de perineurales sacros (quistes de Tarlov): serie de casos y revisión de la literatura. Journal of Neurosurgery: Spine24 : 5, 700-707. Line Fecha de publicación: 1-mayo-2016. Resumen | Texto completo | PDF (6027 KB)
  4. Subhas K. Konar. MD, MCH. Shyamal C. Bir. MD, PhD. Tanmoy K. Maiti. MD, MCH. Papireddy Bollam. MARYLAND. y Anil Nanda. MD, MPH. (2016) Isadore Tarlov Max (1905-1977) y el controvertido quiste de Tarlov: perspectiva histórica. Journal of Neurosurgery: Spine24 : 3, 510-513. Line Fecha de publicación: 1-Mar-2016. Resumen | Texto completo | PDF (2397 KB)
  5. Matthew B. Potts. Mary H. McGrath. Cynthia T. Chin. Roxanna M. García. Philip R. Weinstein. (2016) microquirúrgica de Ventanas y músculos paravertebrales pedículo Flaps para el tratamiento de quistes sintomáticos sacro Tarlov. Mundial de Neurocirugía86. 233-242. Line Fecha de publicación: 1-Feb-2016. [CrossRef]
  6. Hyun Jeong Yu. Chan Jin Park. Kyoung Hoon Yim. (2016) El tratamiento con éxito de un quiste sintomático discal percutánea por arco en C aspiración guiada. La coreana Journal of Pain29 : 2, 129. line Fecha de publicación: 1-ene-2016. [CrossRef]
  7. J.-M. Berthelot. J. Delecrin. (2015) Ciáticas de origen sin discal y Diagnóstico diferencial de las ciáticas. EMC – Aparato Locomotor48 : 1, 1-11. Line Fecha de publicación: 1-Feb-2015. [CrossRef]
  8. 74 : 1, 75-77. Line Fecha de publicación: 1-Feb-2015. [CrossRef]
  9. Kwan Leung Chia. (2015) sintomática Tarlov quiste y electroacupuntura: más estudios requeridos. Revista de Medicina Integral13 : 1, 58-60. Line Fecha de publicación: 1-ene-2015. [CrossRef]
  10. Bonnie Wang. Doctor de los Seong-Jin Moon. LICENCIADO EN LETRAS. William C. Olivero. M. D. y Huan Wang. M. D. (2014) El dolor pélvico de un quiste gigante de Tarlov presacral borró con éxito utilizando grapas de aneurisma en un paciente con síndrome de Marfan. Journal of Neurosurgery: Spine21 : 5, 833-836. Line Fecha de publicación: 1-Nov-2014. Resumen | Texto completo | PDF (3051 KB)
  11. Xavier Comprar. Nicolas Alberti. Vicente Pointillart. Hughes Loiseau. Jean Palussière. (2014) pseudomeningocele intravertebral: una complicación poco después de la cirugía de disco. La columna vertebral Diario14 : 11, E1-E4. Line Fecha de publicación: 1-Nov-2014. [CrossRef]
  12. Mark L. Lowrie. Simon R. Platt. Laurent S. Garosi. (2014) extramedulares espinal quistes en los perros. La cirugía veterinaria. n / a-n / a. Line Fecha de publicación: 1-mayo-2014. [CrossRef]
  13. Toshiyuki Takemori. Kenichiro Kakutani. Koichiro Maeno. Toshihiro Akisue. Masahiro Kurosaka. Kotaro Nishida. (2014) sintomática quiste perineural: presentación de dos casos tratados con derivaciones quiste subaracnoideo. Spine Europea Diario23 : S2, 267-270. Line Fecha de publicación: 1-mayo-2014. [CrossRef]
  14. Carlos Javier Valdera Simbron. María de las Flores Vera Márquez. Milagros Zamora Salido. María Angustias Torres Rodríguez. Manuel Jesús Pérez-Moreno Piaya. Juan José Khouri Choufani. Gabriel Fiol Ruiz. (2013) Quiste perineural simulando masa anexial en Estudio de Paciente infértil. Progresos de Obstetricia y Ginecología56 : 10, 531-534. Line Fecha de publicación: 1-Dic-2013. [CrossRef]
  15. N. Senoglu. M. Senoglu. F. Ozkan. C. Kesilmez. B. Kizildag. M. Celik. (2013) El nivel de resolución del saco dural por resonancia magnética y su relevancia clínica en bloqueo epidural caudal en adultos. Anatomía quirúrgica y radiológica35 : 7, 579-584. Line Fecha de publicación: 2013-1-Sep. [CrossRef]
  16. F.-X. Liebel. S. Platt. K. Matiasek. J. Houlton. L. Garosi. (2013) Diagnóstico y tratamiento de los quistes perineurales (Tarlov) en dos perros. Veterinary Record172 : 19, 504-504. Line Fecha de publicación: 11 de mayo de 2013. [CrossRef]
  17. D. Marino. M. A. Carluccio. I. Di Donato. F. Sicurelli. E. Chini. L. Di Toro Mammarella. F. Rossi. A. Rubegni. A. Federico. (2013) quistes de Tarlov: evaluación clínica de una cohorte de pacientes italiana. Ciencias neurológicas. Line Fecha de publicación: 12-Feb-2013. [CrossRef]
  18. Anne Louise Oaklander. Doctor Ph.D. (2012) Carta al Editor: Los quistes de Tarlov. Enfoque de neurocirugía32 : 4, E9. Line Fecha de publicación: 1 de abril de 2012. citación | Texto completo | PDF (590 KB) | PDF Plus (601 KB)
  19. Mark R. Proctor. R. Michael Scott. (2012) Anomalías de la médula espinal en los deportes. Clínicas en Medicina Deportiva. Line Fecha de publicación: 1 de abril de 2012. [CrossRef]
  20. Ki Tae Jung. Hyun Lee Young. Kyung Joon Lim. (2012) La experiencia clínica de sintomático Quiste sacro perineural. La coreana Journal of Pain25 : 3, 191. line Fecha de publicación: 1-ene-2012. [CrossRef]
  21. &N / A;. (2012) Bibliografía actual literatura mundial. La práctica ortopédica actual23 : 3, i-xi. Line Fecha de publicación: 1-ene-2012. [CrossRef]

PUESTOS RELACIONADOS

También te podría gustar...