La comprensión de la nutrición, la depresión …

La comprensión de la nutrición, la depresión ...

INTRODUCCIÓN

Pocas personas son conscientes de la conexión entre la nutrición y la depresión antes de que se entienden fácilmente la conexión entre las deficiencias nutricionales y las enfermedades físicas. La depresión es más típicamente considerado como estrictamente o emocionalmente arraigada a base bioquímica. Por el contrario, la nutrición puede desempeñar un papel clave en el inicio así como la gravedad y la duración de la depresión. Muchos de los patrones de alimentos fácilmente perceptible que preceden a la depresión son los mismos que los que se producen durante la depresión. Estos pueden incluir falta de apetito, saltarse las comidas, y un deseo dominante por los alimentos dulces. [1] neurociencia nutricional es una disciplina emergente arrojar luz sobre el hecho de que los factores nutricionales se entrelazan con la cognición humana, el comportamiento y las emociones.

Cuando echamos un vistazo de cerca a la dieta de las personas deprimidas, una observación interesante es que su alimentación está lejos de ser suficiente. Ellos hacen malas elecciones de alimentos y alimentos de la selección que en realidad podría contribuir a la depresión. La evidencia reciente sugiere una relación entre los niveles bajos de serotonina y el suicidio. [5] Está implicado que los niveles más bajos de este neurotransmisor puede, en parte, dar lugar a una inadecuada respuesta global a las futuras consecuencias, provocando comportamientos de riesgo, impulsivos y agresivos que pueden culminar en suicidio, el último acto de agresión impulsiva dirigida hacia dentro.

CARBOHIDRATOS

Los hidratos de carbono son de origen natural polisacáridos y desempeñan un papel importante en la estructura y función de un organismo. En los organismos superiores (humanos), que se han encontrado para afectar el estado de ánimo y el comportamiento. Comer una comida rica en hidratos de carbono provoca la liberación de insulina en el cuerpo. La insulina ayuda azúcar en la sangre dejan entrar en las células donde puede ser utilizada como energía y al mismo tiempo se activa la entrada de triptófano al cerebro. El triptófano en el cerebro afecta a los niveles de neurotransmisores.

PROTEÍNAS

Las proteínas se componen de aminoácidos y son importantes componentes de la vida. Nada menos que 12 aminoácidos son fabricados en el propio cuerpo y el restante 8 (aminoácidos esenciales) tienen que ser suministrada a través de la dieta. Una dieta rica en proteínas de alta calidad contiene todos los aminoácidos esenciales. Los alimentos ricos en proteínas de alta calidad son las carnes, leche y otros productos lácteos y huevos. Las proteínas vegetales como las judías, los guisantes, y los granos pueden ser bajos en uno o dos aminoácidos esenciales. La ingesta de proteínas y, a su vez los aminoácidos individuales pueden afectar el funcionamiento del cerebro y la salud mental. Muchos de los neurotransmisores en el cerebro están hechos de aminoácidos. El neurotransmisor dopamina se hace de la tirosina aminoácido y el neurotransmisor serotonina se hace de la triptófano. [5] Si hay una falta de cualquiera de estos dos aminoácidos, no habrá suficiente síntesis de los respectivos neurotransmisores, que se asocia con un bajo estado de ánimo y la agresión en los pacientes. La acumulación excesiva de aminoácidos también puede conducir a daño cerebral y retraso mental. Por ejemplo, la excesiva acumulación de fenilalanina en los individuos con enfermedad llamada fenilcetonuria puede causar daño cerebral y retraso mental.

ACIDOS GRASOS ESENCIALES

Los ácidos grasos omega-3

VITAMINAS

vitaminas del complejo B

La tiamina es conocido para modular el rendimiento cognitivo en particular en la población geriátrica. [43]

La vitamina B12 (cianocobalamina)

El folato

MINERALES

Calcio

Cromo

Muchos estudios sobre la asociación de cromo en los seres humanos la depresión han sido registrados [48, 49] que indican la importancia de este micronutriente en la salud mental.

Yodo

Hierro

Litio

Selenio

En una revisión general, el Dr. David Benton, de la Universidad de Gales identificado al menos cinco estudios, que indican que la baja ingesta de selenio se asocia con el estado de estado de ánimo bajo. [51] Los estudios de intervención con el selenio con otras poblaciones de pacientes revelan que el selenio mejora el estado de ánimo y disminuye la ansiedad. [52, 53]

Zinc

OTRAS factores fisiológicos y psicosociales

La investigación actual en la psiconeuroinmunología y el cerebro bioquímica indica la posibilidad de vías de comunicación que pueden proporcionar una comprensión más clara de la relación entre la ingesta nutricional, sistema nervioso central y la función inmunológica lo que influye en el estado de salud psicológica de un individuo. Estos hallazgos pueden conducir a una mayor aceptación del valor terapéutico de la intervención dietética entre los profesionales de la salud y profesionales de la salud que tratan la depresión y otros trastornos psicológicos.

Referencias

2. Murray CJL, López AD. La carga global de la enfermedad. Organización Mundial de la Salud. 1996: 270.

3. Un Americana de Psiquiatría: Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. 4ª ed. Washington DC: 2000.

6. Marrón GL, Ebert MH, Gover PH, Jimerson DC, WJ Klein, Bunney WE, et al. La agresión, el suicidio y la serotonina: Relaciones de CSF metabolitos de amina. Am J Psychiatry. mil novecientos ochenta y dos; 139: 741-6. [PubMed]

8. Instituto Nacional de Salud Mental: Depresión. Instituto Nacional de Salud Mental. 2000. (Departamento de Salud y Servicios Humanos, Bethesda (MD EE.UU.) [Revisado septiembre 2002]

9. Diehl DJ, Gershon S. El papel de la dopamina en los trastornos del estado de ánimo. Comp Psiquiatría. 1992; 33: 115-20. [PubMed]

10. Stockmeier CA. Neurobiología de la serotonina en la depresión y el suicidio. Ann N Y Acad Sci. 1997; 836: 220-32. [PubMed]

11. Van Praag HM. La depresión, el suicidio y el metabolismo de la serotonina en el cerebro. J afecta Disorders. 1983; 4: 275-90. [PubMed]

13. Leonard BE. El papel de la noradrenalina en la depresión: Una revisión. J Psychopharmacol. 1997; 11: S39-47. [PubMed]

14. F. Petty GABA y los trastornos del estado de ánimo: Una breve reseña e hipótesis. J afecta Disorders. 1995; 34: 275-81. [PubMed]

15. Un McLean, Rubinsztein JS, Robbins TW, Sahakian BJ. Los efectos del agotamiento de la tirosina en voluntarios sanos normales: Implicaciones para la depresión unipolar. Psicofarmacología. 2004; 171: 286-97. [PubMed]

16. Un Agnoli, Andreoli V, Casacchia M, Cerbo R. Efectos de s-adenosil-L-metionina (SAM) en los síntomas depresivos. J Psychiatr Res. 1976; 13: 43-54. [PubMed]

17. Bourre JM. omega-3 los ácidos grasos en la dieta y la psiquiatría: estado de ánimo, comportamiento, estrés, depresión, demencia y el envejecimiento. Envejecimiento J Nutr Salud. 2005; 9: 31-8. [PubMed]

18. Hoes MJ. L-triptófano en la depresión. J Psiquiatría ortomolecular. mil novecientos ochenta y dos; 4: 231.

19. Buist R. La previsibilidad terapéutico de triptófano y tirosina en el tratamiento de la depresión. Int J Clin Nutr Rev. 1983; 3: 1-3.

20. Maurizi CP. El potencial terapéutico de triptófano y melatonina: Posible papel en la depresión, el sueño, la enfermedad de Alzheimer y el envejecimiento anormal. Las hipótesis Med. 1990; 31: 233-42. [PubMed]

22. DeLeo D. S-adenosylmethionines un antidepresivo: Un ensayo doble ciego frente a placebo. Cortar Ther Res. 1987; 41: 865-70.

23. Janicak PG, Lipinski. Davis JM, Comaty JE, Waternaux C, Cohen B, et al. S-adenosilmetionina en la depresión: Una revisión de la literatura y el informe preliminar. Ala J Med Sci. 1988; 25: 306-13. [PubMed]

24. Hibbeln JR. El consumo de pescado y depresión mayor. Lanceta. 1998; 351: 1213. [PubMed]

25. Adams PB, Lawson S, Sanigorski A, Sinclair AJ. El ácido araquidónico a ácido eicosapentaenoico relación en la sangre se correlaciona positivamente con los síntomas clínicos de la depresión. Los lípidos. 1996; 31: S157-61. [PubMed]

26. Grubb BP. La hipervitaminosis A después del uso a largo plazo de los suplementos de aceite de pescado de alta dosis. Pecho. 1990; 97: 1260. [PubMed]

28. Campana IR, Edman JS, Morrow FD, Marby DW, Mirages S, Perrone G, et al. B patrones complejos vitamínicos en adultos hospitalizados geriátricos y jóvenes con depresión mayor. J Am Soc Geriatr. 1991; 39: 252-7. [PubMed]

29. Eby GA, Eby KL. la rápida recuperación de la depresión mayor mediante tratamiento con magnesio. Las hipótesis Med. 2006; 67: 362-70. [PubMed]

30. Wurtman R, D O’Rourke, Wurtman JJ. los desequilibrios de nutrientes en los trastornos depresivos: mecanismos cerebrales posible. Ann NY Acad Sci. 1989; 575: 75-82. [PubMed]

31. Chouinard G, SN joven, Annable L. Un ensayo clínico controlado de L-triptófano en la manía aguda. Biol Psychiatry. 1985; 20: 546-7. [PubMed]

32. Reis LC, Hibbeln JR. simbolismo cultural de los peces y las propiedades psicotrópicas de los ácidos grasos omega-3. Prostaglandina Leukot Essent ácidos grasos. 2006; 75: 227-36. [PubMed]

33. Un Tanskanen, Hibbeln JR, Hintikka J, K Haatainen, Honkalampi K, el consumo Viinamäki H. Fish, la depresión y las tendencias suicidas en la población general. Archives of General Psychiatry. 2001; 58: 512-3. [PubMed]

34. Rudin DO. Los principales psicosis y neurosis como el síndrome de deficiencia de ácidos grasos omega-3: la pelagra sustrato. Biol Psychiatry. 1981; 16: 837-50. [PubMed]

36. Consideraciones Eritsland J. seguridad de ácidos grasos poliinsaturados. Am J Clin Nutr. 2000; 71: 197S-201S. [PubMed]

37. Stoll AL, Severo WE, Freeman MP, Rueter S, Zboyan HA, Diamond E, et al. Los ácidos grasos Omega 3 en el trastorno bipolar: Un ensayo preliminar doble ciego controlado con placebo. Archives of General Psychiatry. 1999; 56: 407-12. [PubMed]

39. Marszalek, Lodish HF. ácido docosahexanoico, ácido graso-que interactúan las proteínas y la función neuronal: La leche materna y el pescado son buenos para usted. Annnu Rev Cell Dev Biol. 2005; 21: 633-57. [PubMed]

40. Bruinsma KA, Taren DL. Hacer dieta, la ingesta de ácidos grasos esenciales y la depresión. Nutr Rev. 2000; 58: 98-108. [PubMed]

41. Anita SW, Nicholas WR, Jonathan DE, Laugharne, Ahluwalia NS. Las alteraciones en el estado de ánimo después de cambiar a una dieta baja en grasa. Br J Nutr. 1998; 79: 23-30. [PubMed]

42. Benton D, J Haller, Fordy J. suplementos de vitamina por un año mejora el estado de ánimo. 1995; 32: 98-105. [PubMed]

43. Bourre JM. Efecto de los nutrientes (en los alimentos) sobre la estructura y función del sistema nervioso: Actualización sobre las necesidades dietéticas para el cerebro, Parte 1: Los micronutrientes. Envejecimiento J Nutr Salud. 2006; 10: 377-85. [PubMed]

45. Abou-Saleh MT, ácido fólico y A. Coppen el tratamiento de la depresión. J Psychosom Res. 2006; 61: 285-7. [PubMed]

46. ​​Alpert JE, Fava M. Nutrición y la depresión: El papel del folato. Nutr Rev. 1997; 55: 145-9. [PubMed]

48. Davison K, Abraham KM, Connor, McLeod MN. Efectividad de cromo en la depresión atípica: un ensayo controlado con placebo. Bio Psiquiatría. 2003; 53: 261-4. [PubMed]

49. Docherty J, Saco DA, Roffman M, M Finch, Komorowski JR. Un estudio doble ciego, controlado con placebo exploratoria de picolinato de cromo en la depresión atípica: Efecto sobre el deseo de carbohidratos. J Psychiat Pract. 2005; 11: 302-14. [PubMed]

La ingesta de selenio D. 51. Benton, estado de ánimo y otros aspectos del funcionamiento psicológico. Nutr Neurosci. 2002; 5: 363-74. [PubMed]

52. Shor-Posner GR, Lecusay, Miguez MJ, Moreno-Negro G, G Zhnag, Rodríguez N, et al. carga psicológica en la era del TARGA: Impacto de la terapia de selenio. Int J Med Psiquiatría. 2003; 33: 55-69. [PubMed]

53. Duntas LH, Mantzou E, Koutras EA. Efectos de un tratamiento de seis meses con selenometionina en pacientes con tiroiditis autoinmune. Eur J Endocrinol. 2003; 148: 389-93. [PubMed]

54. Levenson CW. El zinc, el nuevo antidepresivo? Nutr Rev. 2006; 6: 39-42. [PubMed]

55. Nowak G, Szewczyk A. El zinc y la depresión, una actualización. Pharmacol Rep., 2005; 57: 713-8. [PubMed]

56. Roberts SB. regulación de la energía y el envejecimiento: hallazgos recientes y sus implicaciones. Nutr Rev. 2000; 58: 91-7. [PubMed]

57. Marcus y Berry. La negativa a comer en los ancianos. Nutr Rev. 1998; 56: 163-71. [PubMed]

58. Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa – Institutos Nacionales de Salud. 2002.

Se proporcionan artículos de Indian Journal of Psychiatry aquí por cortesía de Medknow Publicaciones

PUESTOS RELACIONADOS

También te podría gustar...